image
Gran Paradiso (4061m) - El Castor (4228m) - Mont blanc du Tacul (4248m)
por Isaac Ortega

Al final cayeron tres cuatromiles, el Gran Paradiso (4061m) en Italia, el Castor (4228m) en Suiza y el Mont Blanc du Tacul (4248m) en Francia...

Tras más de 2000Km llegamos a Aosta, en Italia, para subir al Gran Paradiso (4061m), partiendo desde la plaza de Pont donde está el aparcamiento, remontamos los 700m de desnivel acompañados por la lluvia en el tramo final que hay hasta el refugio Vittorio Emanuele II a 2732m, nos encontramos dentro del Parque Nacional del Gran Paradiso, y el paisaje es espectacular, enormes valles, vegetación exuberante y cumbres nevadas por todos lados.

El tiempo no es muy bueno, dan tormentas por la tarde, como casi siempre en Alpes, pero al día siguiente y sin estar acostumbrados todavía al horario de Alpes nos levantamos a las 4:30 AM para intentar subir a la cumbre.

A 3700m nos tenemos que dar la vuelta por la niebla y sobretodo por el fuerte viento, que en más de una ocasión nos tira al suelo, lo intentaremos al día siguiente de nuevo.

Esta vez nos levantamos algo más temprano, nos levantamos a las 3:30 AM y no salimos los últimos, un reguero de lucecillas vienen tras nosotros partiendo desde el refugio.
El tiempo tampoco está muy bien, pero al menos no hace viento, tras unas cinco horas llegamos a la arista cimera de mixto(II), está nevando y hay niebla; Casi toda la gente sube con guías, a excepción de otro Español, un par de cordadas más y nosotros; Nos sorprende la mala educación de los guías de montaña, que no tienen miramientos para adelantarnos en medio de la arista cimera, incluso me dan con un bastón en una ocasión, nos cruzamos unas palabras y seguimos por la arista, llegando a un punto en el que hay un pasamanos, aunque debido a la cantidad de gente que hay y lo pequeño de la cima, la niebla, la nevada y el cabreo con los guías decidimos no llegar a la cumbre donde está la virgen, para nosotros hemos echo cumbre de todos modos, estamos a unos 5 metros de la misma.

Lo positivo de esta cima fué el ambiente en el que subimos (nieve y niebla), el ser una subida integra, sin teleféricos de por medio y que nos vino muy bien para aclimatar. Lo negativo, la masificación, la actitud de los guías y que nos perdimos las vistas, que dicen que es de lo mejor.
El siguiente objetivo fue el Castor(4228m) en Suiza, llegamos a Zermat tras tener que dejar el coche en el pueblo de abajo (pueblo aparcamiento), ya que no se permite la subida de vehículos a Zermat, y nos instalamos en el Camping con unas vistas privilegiadas del Cervino o Matterhorn, increibles.

Nos sorprende no ver apenas montañeros paseando por Zermat y si un número exagerado de Japoneses y turistas por todos lados.
Tras pasar un día de descanso en Zermat, cogemos el primer teleférico que nos sube al Klein Matterhorn, desde donde iniciamos la subida al Castor, tenemos 8 horas porque el último teleférico de regreso sale a las 16:15 y no queremos tener que vivaquear a 3800m de altitud.
El día es espléndido, con sol radiante y unas vistas increíbles, a destacar una rimaya que tuvimos que superar para evitar una grieta, alguna pendiente de hielo de 40-45º grados y la espectacular y aérea arista cimera del Castor, con mucho patio por ambos lados, de lo más bonita.

Tras 4 horas llegamos a la cima, no nos demoramos mucho pues tenemos otras 4 horas para volver (curiosamente se tarda lo mismo en subir que en bajar del Castor por el desnivel que hay que salvar a la vuelta hacia el teleférico), así que sin pararnos mucho, con un calor asfixiante y sudando a mares llegamos unos minutos antes de que salga el último teleférico de regreso hacia Zermat. Tenemos que ayudar a un Japonés que va muy tocado, avisamos a los del teleférico para que vayan a buscarlo, no puede andar y está muy mal, al final viene una moto de nieve y lo lleva hacia el teleférico, son los peligros de los teleféricos, que suben muy alto a gente mal aclimatada, sin forma física o sin experiencia y luego la cosa se puede complicar.

Lo positivo en este caso fue nuestro primer contacto con grietas serias en el glaciar, la rimaya que superamos, la espectacular arista cimera y las vistas. Lo negativo haber tenido que usar el teleférico, la masificación de zermat y la actitud de algunos montañeros al pedirles ayuda para el Japonés, comentándonos que "Sólo quedaban diez minutos para que saliera el último teleférico y ellos no podían hacer nada..

Después de esta experiencia nos vamos a Chamonix, la cuna del Alpinismo, no nos quedan muchos días, así que nos planteamos subir al Mont Blanc du Tacul(4248m)... Nos quedamos en un Camping en Chamonix donde conocemos a Xavi, un Catalán muy buena gente, que se apunta con nosotros y tras otro día de descanso subimos mediante el teleférico de la Aiguille du Midi hacia el refugio de los Cosmiques(3600m), donde tenemos reservado para pasar la noche.

Ese día subimos los tres solos en el habitualmente masificado teleférico debido a que está cerrado por tormentas, pero permiten a los Alpinistas y montañeros subir en el mismo, Xavi nos estaba esperando arriba, ya que había echo una arista con otro compañero por la zona. Cuando despeja un poco la niebla partimos hacia el refugio pasando por la aérea arista que hay tras la salida del teleférico, en un rato estamos en el mismo; El atardecer desde el refugio y las vistas del Mont Blanc du Tacul, Las Grandes Jorasses, el diente del Gigante y el valle blanco son impagables.

Al día siguiente nos levantamos a las 4:30 AM, desayunamos en el propio refugio y nos adentramos en el impresionante circo glaciar del Mont Blanc du Tacul, disfrutamos de la subida bien aclimatados por tantos días en altura, pasando por grietas muy espectaculares, superando un par de rimayas algo verticales y bordeando seracs que cuelgan sobre nuestras cabezas,es una subida muy bonita. Una vez en el hombro del Mont Blanc du Tacul solo nos queda remontar el mismo para llegar a un trepadero final en mixto(II), han pasado algo más de tres horas y ya estamos solos en la cima.

El día es bastante bueno, pero hay algo de nubes y niebla, por lo que bastantes cordadas se habían dado la vuelta, al rato se despeja y nos permite tener unas hermosas vistas del Mont Maudit y del Mont Blanc, viéndose claramente la subida que hay que realizar por la ruta de los cuatromiles, una de las rutas más bonitas para subir al Mont Blanc, pero también una de las más duras, "ya caerá", pensamos.

Tras disfrutar de la cima un rato ya "solo" nos quedaba bajar hacia el refugio a recoger  unas cuantas cosas que habíamos dejado, teniendo que remontar una cuesta bastante pesada para llegar al mismo.

Tras recoger las cosas nos quedaban 300 metros de subida hacia la Aiguille du Midi, que se hicieron muy largos. Una vez en el teleférico nos bajamos a Chamonix, descansamos un rato y más tarde aprovechamos para ver la final de la copa del mundo de Escalada, que afortunadamente para nosotros se celebra en el mismo pueblo.

Al día siguiente nos levantamos pronto y nos despedimos de Chamonix rumbo hacia nuestras casas: Almería, Granada y Avilés, nos quedan más de 2000Km en coche, que se dice pronto, pero estamos muy contentos por las experiencias vividas y compartidas.

LAS PASIONES HUMANAS SON UN MISTERIO: QUIENES SE DEJAN ARRASTRAR POR ELLAS NO PUEDEN EXPLICÁRSELAS Y QUIENES NO LAS HAN VIVIDO NO PUEDEN COMPRENDERLAS. HAY SERES HUMANOS QUE SE JUEGAN LA VIDA POR SUBIR A UNA MONTAÑA, NADIE, NI SIQUIERA ELLOS, PUEDEN EXPLICAR REALMENTE POR QUÉ.. (Michael Ende)