image
Antiguo camino desde Bacares a Bayarque - Sierra de Filabres
Fotos y texto Jose Luis Morillas

Caminar por esta zona almeriense nos introduce en un paisaje inesperado de plena montaña con espacios verdes, mucha tranquilidad,  bosques Galería, agua, etc. Pero no menos imponente es su historia, de origen fenicio y tarteso ligado ya a la minería, una minería sobre la que se levantó en la España de Al Andalus una importante industria de fundición que suministró armas y herramientas a toda la España árabe y, más tarde, el herraje a la catedral de Almería y las edificaciones más importantes de la capital.

Para poder visitar este espacio:
Tomaremos un antiguo camino que transcurre por el margen del río Bacares en plena sierra de Los Filabres que partiendo de Bacares  llegaba hasta Tijola.
El río Bacares, en su descenso hacia el Almanzora, va perfilando,  un cauce profundo con pequeños remansos que permiten pequeñas zonas de cultivo, sobre todo en la vega de Bayarque. Desde las cumbres más altas de la Sierra, recogiendo las vertientes más internas de la "Tetica de Bacares" (Cerro de Nimas de 2.083 m) , de los Calares (Calar Alto de 2.168 m y Calar del Gallinero de 2.091 m) y del Layon, baja el río Bacares hasta su encuentro con el río Almanzora en la vega de Tíjola. En poco espacio longitudinal, este río tiene que salvar fuertes desniveles del relieve que hacen bajar las aguas con fuerza hasta que se amansa muy cerca de su desembocadura, que se encuentra a una altitud de 600 m. Esto y el hecho de que el caudal permanecía incluso en verano, permitió que durante décadas se construyeran Molinos de Agua en sus orillas para moler el trigo y el pimiento, llegándose a contabilizar hasta seis Molinos a lo largo de su cauce


FLORA Y FAUNA

Juncos, adelfas, zarzas, cañas y mimbreras junto con chopos y álamos constituyen la vegetación más común en este paraje.

En cuanto a la fauna, el zorro y el jabalí habitan por estos lugares y aves como el abejaruco, vencejo, paloma y cernícalo son las más abundantes, aunque también se dejan ver el mirlo acuático y el martín pescador. De anfibios y de reptiles destacan la culebra de collar y la culebra viperina. De invertebrados distintas especies de libélulas .

Suerte paralela a las Menas corrió el filón férrico hallado en el paraje de Cuevas Negras limítrofe con Bacares, se inició al calor de los descubrimientos de las Menas y el Cortijuelo, decayendo rápidamente por los altos costes de extracción y transporte. Pascual Madoz habla de vetas de mineral cúprico, de las que en la actualidad nadie es capaz de proporcionarnos información, aunque sospechamos que debieron de estar localizadas en el paraje llamado del Chopo.

En la década de los sesenta sufre un fuerte fenómeno emigratorio al igual que el resto de pueblos de la comarca, coincidiendo con el cierre de los cotos mineros próximos, marchando preferentemente a la provincia de Barcelona.

El censo padronal señala una fuerte caída: de 600 habitantes a menos de 300. Antiguos cortijos y cortijadas fueron abandonándose paulatinamente y ahora sólo se utilizan como refugio de pastores o apoyo a las faenas del campo.

Por discurrir entre paredes tan verticales, encajonado, las rocas calcáreas son como esponjas que almacenan parte del agua y el río crea un microclima en toda la zona que incluso en los meses más secos mantiene una flora en la que predominan cada vez más las adelfas y las zarzas..

Este sendero, si queremos hacerlo con tranquilidad , visitando sus aldeas y minas lo solemos hacer en un fin de semana, haciendo noche en tienda de campaña en la vega y junto al rio.