image
El castañar de Paterna - Almería
Texto y fotos: Jose Luis Morillas

Introducción: ¿Existe una Almería atlántica?. Esta pregunta parece casi de cachondeo, máxime cuando los rigores de un verano que se anuncia especialmente seco empiezan a arreciar. Sin embargo, este recorrido a través del castañar mejor conservado de nuestra provincia quizás nos haga cambiar radicalmente de esquemas

Accesos: Atravesar la localidad de Paterna del Río en dirección a Bayarcal. A 1 kilómetro de la salida del pueblo tomamos un cruce a nuestra derecha con la indicación “Balsa Grande”. Continuamos por este camino asfaltado sin desviarnos en ninguno de los numerosos cruces (van a fincas particulares). El asfalto cada vez va estando en peor estado, hasta que desaparece a los 3,2 kilómetros. Dejamos a nuestra derecha un bonito cortijo de piedra entre castaños (3,7 Km) y 300 metros mas adelante (4 Km) cruzamos la acequia del castañar. A nuestra izquierda quedan las obras de lo que parece ser un nuevo deposito para el abastecimiento urbano de Paterna. Allí mismo aparcamos el coche e iniciamos la marcha siguiendo la acequia aguas arriba.

Recorrido

El recorrido aquí propuesto no se trata estrictamente hablando de un sendero, sino de una tradicional acequia de tierra alpujarreña. Estas acequias, de origen árabe, son fundamentales en la formación de uno de los paisajes rurales más sorprendentes de Europa, los regadíos de la Alpujarra Alta. Efectivamente, las importantes filtraciones del agua transportada para el riego hace que se mantenga un elevado nivel de humedad del suelo que da lugar a un extraordinario verdor en todos los bordes de las acequias, permitiendo la presencia y desarrollo de caducifolios como el castaño (Castanea sativa) que, de otro modo, no podrían subsistir en este clima.

Una vez en la acequia, y a pesar de no existir ninguna señalización, el camino no presenta ningún problema de orientación, ya que basta con continuar su trazado aguas arriba hasta su confluencia con el río Paterna de donde toma las aguas. Actualmente, y con objeto de evitar algunos pasajes algo delicados para quien sufra de vértigo, hay abierto un sendero que tras pequeños rodeos, nos devuelve de nuevo al lecho de la acequia. Este es un recorrido de gran belleza con parajes auténticamente sorprendentes, empezando por un castañar más propio del norte de España o por cerrados barrancos donde la humedad reinante ha creado auténticos vergeles.

Hay dos épocas fundamentales para realizar ete paseo, el otoño y la primavera. Durante la primera de ellas, podremos disfrutar de la variedad cromática que la perdida de las hojas provoca en las especies caducifolias, grandes protagonistas de este paisaje. En primavera, los contrastes del verde intenso de los castaños con la gran variedad de especies en plena fluoración, entre las que destaca la belleza de los majoletos (Crataegus monogyna), es igualmente espectacular. En cualquier caso, cualquier momento es bueno para relajarse bajo la suave luz que filtran las hojas de los castaños.

Recientemente, como indicaba al comienzo, se están realizando obras de acondicionamiento de lo que parece ser un deposito para el abastecimiento humano de Paterna. Esto ha supuesto la extensión, poco respetuosa con la pequeña joya ecológica que es el castañar, de una tubería plástica a lo largo de toda la acequia. En cualquier caso, y al margen del evidente impacto visual, estas obras pueden suponer un riesgo mucho mayor para parajes tan frágiles como éste sí no se conserva un mínimo caudal ecológico que permita las filtraciones de agua que mantienen la vegetación de las laderas. Esperemos que todas estas consideraciones hayan sido evaluadas por los responsables de dicha obra, no olvidando, como en tantas desgraciadas ocasiones, que el paisaje es uno de nuestros principales recursos turísticos.

Duración

Este sendero se debe de realizar con lentitud, paladeando y disfrutando del paisaje que nos envuelve con cada uno de los pasos que demos. En general, calcular 1 hora para la ida y lo mismo para la vuelta, aunque es aconsejable realizar una parada para el almuerzo. Yo recomiendo para ello un saliente de roca que queda junto a las ruinas de un viejo cortijo rodeado de castaños, mas o menos la mitad de camino.

Está situado a 1.193 m. de altitud, en la falda sur de Sierra Nevada, en plena Alpujarra almeriense, a orillas del río Paterna, lindando al norte con la provincia de Granada.  Se encuentra entre Laujar de Andarax y Bayarcal, a 21 Km. del Puerto de la Ragua, 30 Km. de Ugíjar, 32 Km. de Ohanes, 64 Km. de Trevélez, 71 Km. de Almería.