image
Cascada Anacoreta en Circo del Alhorí - Escalada en hielo
por Jose Miguel Acien (Makinilla) y Jose Manuel Lopez (Joseillo)

La puesta en marcha

Rinngggg, riinnnggg!!!,,, suena mi movil, es Josemi “el makinilla”, descuelgo y oigo:
- “Compañeeeroooo!!!, qué me tienes preparao pa este finde semanaaa!!!”.
- “Hola Osemi, qué dice er tio!!??, pos mira, con la isoterma a 2500m y lo que ha llovido, el alhorí seguro que está bueno,….podemos ir a las cascadas y si se ve bien, continuar el tajo parribaa!!”
- “Cojonúo compañerooo!!, así catamos los nuevos piolets que me he pillao an ca Pepillo er de Tamis”.
- “Que dice illo, unos juguetes nuevos, jajaja, esos hay que catarlos!!”.
- “Pues me llevo la furgo y dormimos por allí, que ya verás las ruedas que les he montao, le molan hasta mi brother”.
- “Ok, pues recógeme en Jerez a eso de las 21:00”.
-“Ale pichorraaa!!!, allí nos vemooos”...

Dicho y hecho, preparo los arreos, miro 400.000 millones de veces el termómetro del radio telescopio y la isoterma en snowforecast, (manías de uno revueltas con la ilusión de una nueva era glacial, jajaja) y me largo para Jerez del Marquesado, un pueblo dónde no me importaría vivir en una casa en las afueras del pueblo.

Alli me recoge Josemi con su furgo “tó bien preparaica” para pasar la noche. Aparcamos en la entrada del cortafuegos, bajo una noche serena y despejadísima, mañana tocará escarchazo. Cenamos un puñao de habas de Dalías con tocino y un buen pedrusco de queso que me compró mi gran amigo Chuchin en Granada. Era un buen queso curado, de esos que vienen muy secos y te dejan un picorcillo en boca que te pide un buen vino, jajaja. Me traía muy buenos recuerdos porque Chuchin solía llevarse siempre este queso aquellos findes que dormíamos al raso en el Circo del Alhorí después de escalar, junto con Antoñillo, otro de los “grandes” que me enseñaron esto del hielo. El Makinilla como más que una lima nueva, así que lo dejo degustando la cena mientras yo me acurruco en el saquillo de plumas que te envuelve cual nube de algodón.

Con las primeras luces del día, aparcamos junto al refugio que estaba bastante lleno. Por desgracia, se me estropeó la cámara de fotos y perdí todas mis fotos del día, así que sólo puedo poner las de Josemi, que salen muy bien porque es muy buen fotógrafo.

No dejamos los pinos atrás y nos dan caza un grupillo de jóvenes que van muy rápido. - “Osemi, estos seguro que tienen que estar en casa para la hora de comer y por eso llevan tanta prisa”- bromeo. El caso es que me suenan las voces y,…..hombre!!!, si es que son los jóvenes alpinistas andaluces de este año!!!,, que a parte de estar muy fuertes, son muy buena gente y entre ellos tengo un paisano (David) y algunos amigachos (Alex). Por supuesto, los guian dos de los grandes, Fernando Vivancos, el de Sherpa, y Matias Cuesta, a los que saludaremos más detenidamente arriba en el circo.

La aproximación al Circo, ya se sabe que es un poquito larga y con unos buenos 1000 metrillos de desnivel. Como irónicamente le explicó Matias a Alex:, “es como 2 veces la aproximación a Gavarnie, pero para escalar 2 pegotes de hielo, jajaja”, la verdad es que sí.

De hecho, como una buena parte estaba sin nieve, aproximamos en zapatillas y justo cuando empieza la nieve y el hielo, cerca de las Puertas del Alhorí”, hay que hacer una parada a calzarse las botas y crampones. Así se va más cómodo y seguro en las laderas..

Las primeras pendientes del río, en las que al menos, el sol no castiga y el agua refresca. No obstante, vamos charlando con gente que va para el Picón.

Las últimas pendientes del río, justo antes del nacimiento, siempre se ponen pesaillas

 

Por fin llegamos al circo, momento perfecto para hacerse una foto con el compañero, jajaja

Aquí nos abrigamos, equipamos, alimentamos y tiramos para la pared dónde el grupo de jóvenes alpinistas ya estan metídos en faena. Al abrigo de las rocas, aparecen Fernando y Matías que ya se han ventilao el corredor izdo a velocidad ochomilística. Les hago una foto para el whatsapp. Yo entre tanto, voy poniendo en terreno los nuevos piolet de Josemi, los Fly Hook


-----------




A prueba los Fly Hook

Son unos piolet muy ligeros y equlibrados, sin peso en la cabeza como unos quark o unos viper. Estos son más bien, del estilo de unos cryo o unos anaconda.

De serie ya vienen equipados con su segundo agarre para hacer cómodos los cambios de mano, incluso, vienen con dragoneras pero como hoy en día no se usan, se las hemos quitado.

El mango viene bien curvado en la cabeza, es lo más habitual actualmente y eso nos facilita el gancheo en roca, en agujeros de hielo, sobretodo en cascadas muy picadas, también nos aleja el guante de la nieve cuando hacemos corredores y lo llevamos cogido por la parte superior del mango.

Si lo cojemos por la cruz, a modo de bastón, pues funciona perfecto, como un quark y el soporte inferior, es desmontable y cambiable para aquellos que sólo hacen corredores y desean una mejor penetración en nieve del mango.

Si que hay que destacar que es de un plastico resistente y parece fuerte, mucho mejor que el del quark que se rompe cada dos por tres. La hoja se percibe muy aguda, de esas que rompen poco hielo y clavan a la primera, trae incorporada la maza o la pala.

Lo ideal si habituas a hacer cascadas de hielo, y cosa que hicimos después de estrenarlos, es biselar los dientes con una lima, cosa que ya hacen la mayoría de casas en sus piolet y que este no lo trae, seguramente, por ofrecer precios más económicos.

Así pues, un montañero que sólo use el piolet para corredores y actividades similares, pues no tiene que biselar necesariamente como aquél que hace cascadas de hielo. Aquí os dejo una foto de cómo quedarían:


Biselar los dientes con una lima




--------------
Atacando la cascada Anacoreta

Pero bueno, esto lo mejor es probarlo para ver si ratificamos las primeras impresiones.

Así que pedimos permiso a los que ya estan escalando, a ver si nos dejan subir por la Anacoreta. ….y nada, ahí que me lanzo por la entrada que está con una nieve muy buena para después pillar el hielo, mientras los de abajo también escalan. Y yo me pierdo en un plis plas, hasta alcanzar la R.

Recupero a Josemi, que sube volando, y me lanzo a por el segundo largo..

- “Makinillaa, que tal los Fly Hook esos???”
- “Foh illo, van que te cagas!!, me clavan a la primera, lo único es que cuesta un poco sacarlos cuando se clavan mucho”.
- “A ver trae que los cate yo, que yo también quiero darles un estreno”.
- “Tiraleee pichorraaa,, que ya estás pillao!!”.

La salida está escasa y difícil de proteger pero como la nieve está de lujo, me lanzo para arriba...

Llego arriba, monto la segunda R. No hay fotos porque mi cámara se fastidió. Y, después sólo nos queda un pequeño larguito fácil, pero siempre, mejor asegurar para evitar accidentes. Así que allá que voy.

Finalmente bajamos al circo andando con cuidado por las pendientes heladas y soñando con proyectos por hacer.

23:00 y mañana hay que madrugar para intentar la vía...